Espacio para la meditación

 

 

 

Quiero ser capaz

 

Quiero ser capaz de dar comida a quien tiene hambre.

Quiero ser capaz de dar de beber a quien tiene sed.

Quiero poder calmar las penas de quien está intranquilo.

Quiero ofrecer reposo a quien está cansado.

Quiero ofrecer amor a quien está solo.

Quiero ser realmente hermano de todos.

Quiero visitar a quien nadie visita.

Quiero cuidar a quien está enfermo.

Quiero acoger a quien es despreciado.

Quiero tender mi mano al que la necesite.

Pero yo solo no puedo.

Ayúdame, Señor, dame el amor que necesito

para poder amar a los demás como tú los amas.











































































































































                                         ooOOOoo
270615






NO DESTERREMOS AL CORAZÓN DE CRISTO

Un texto que merece ser leído, pincha aquí para leerlo

130615






                                                  













                                                    









 

















                            




                                     

J.RATZINGER

Una predicción hecha en 1969 por el que sería luego Papa Benedicto XVI:

"¿Bajo qué aspectos se presentará la Iglesia en el año 2000?"



























                 










   

 Para leer el folleto pincha en el enlace

  •  

    Invocación al inicio del día

     

    ¡Oh Dios! A ti te invoco al inicio del día.

    Ayúdame a orar

    y a concentrar mis pensamientos en ti;

    no lo puedo a solas.

    Reina en mí la oscuridad,

    pero en ti está la luz:

    estoy solo, pero tú no me abandonas;

    estoy desalentado, pero en ti está la ayuda;

    en ti está la paz;

    la amargura me domina, pero en ti está la paciencia;

    no comprendo tus caminos,

    pero tú sabes el camino para mí.

     

    Padre de los cielos, 

    loor y gracias

    Loor y gracias a ti por toda tu bondad

    y fidelidad en mi vida pasada.

    por tu gran bondad,

    Tú no cargarás sobre mí

    más de lo que pueda soportar.

    Tú haces que todo sea en bien de tus hijos.

     

    Señor Jesucristo,

     

    Tú fuiste pobre

    y miserable, preso y abandonado como yo.

    Tú conoces las penas de los hombres,

    tú me asistes

    cuando nadie me apoya.

    Tú no olvidas

    tú quieres que te reconozca

    y que vaya hacia ti.

    Señor, oigo tu llamada y te sigo,

    ¡ Ayúdame ¡

     

     

  •  

  •  

    1.  
       

       


       

       



       

            








                                                       









       













         























       


                                    






        
                        


       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
                            
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       

       

       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       
       

       
       
       
       

             

       
       

      .

































































































      Comments